MAINE COON EL GIGANTE PELUDO

Este gato tiene una historia- mitoleyenda muy particular, aparte de ser la primera raza de origen en EE.UU.


Dicen que sus ancestros llegaron a Wiscasset, Maine, a bordo de una nave que supuestamente abordaría María Antonieta, la reina de Francia, guillotinada a los 38 años por la Revolución Francesa. Al no poder abordar la nave, le pasó sus queridos gatos Angora de Turquía a la tripulación, y uno de ellos –el grumete Tom Coon– decidió cuidarles pensando que traerían suerte al viaje y por ser útiles en la eliminación de ratas en la larga travesía oceánica. Él les cuidó y luego mantuvo en su natal Maine. De allí lo de Maine Coon, dicen. Una bonita historia, que presenta muchas dudas de ser cierta, pero le da un aura de misterio al nacimiento de la raza.

Otra teoría, absolutamente incierta por sus implicancias biológicas, es que Coon deriva de la suma de Cat y Racoon (mapache). Esto se debe en que la cola del gato se asemeja a la del mapache.

Otra historia está basada en la presencia de los vikingos en América, confirmada como anterior a cualquier otra. Esta sugiere que estos navegantes llegaron a América portando gatos, sea por superstición o para cazar ratas; y que estos gatos, muy comunes en los bosques de Noruega, se mezclaron con los gatos monteses.

A pesar de todas estas leyendas que indican que los Maine Coon son descendientes de los Angoras Turcos, las diferencias entre ambas razas lo hace imposible, partiendo por el tamaño. El Maine Coon es una de las razas de felinos domésticos más grandes y de mayor peso en el mundo. Adultos los machos pueden llegar a más de 11 kgs de peso y las hembras alrededor de los 7 kgs.

CARACTERÍSTICAS

  • Un Maine Coon debe tener una cabeza mediana, su frente debe ser ligeramente abombada, sus pómulos altos y sus orejas grandes. La cabeza debe ser de dimensiones proporcionales a su tamaño, casi cuadrada y con un perfil ligeramente cóncavo. Sus pómulos deben ser prominentes y su barbilla alineada con la nariz y el labio superior. Sus orejas deben ser largas, puntiagudas y terminadas en pinceles. Aunque algunos ejemplares de origen europeo no presentan estas últimas características.
  • Los ojos de un Maine Coon deben ser grandes, bien separados, ligeramente almendrados (ovalados) y normalmente de color claro, aunque pueden ser de cualquier color, menos azules, que es exclusivo en gatos blancos.
  • Su cuerpo es musculoso, aunque esta característica es solo palpable, dado el abundante pelaje que posee esta raza. Los machos son más musculosos y de pecho amplio y las hembras bastante más pequeñas, aunque también presentan buena musculatura. Su cola es larga.
  • Su pelo es abundante en todo su cuerpo y cola, pero algo corto en la cabeza. Su pelaje es resistente al agua y nieve. Debido a la impermeabilidad de su pelaje, algunos ejemplares tienen gusto por jugar con y en el agua.
  • Destacable es la hermosa presencia del largo, tupido y flotante pelaje en la cola de la que el gato suele alardear, la que es ancha en la base, afinando hacia la punta.
  • El color del manto puede ser variado, pero nunca con los patrones de los siameses. Los más comunes son los tabby, sólidos, humos y diluidos. Es decir todos los colores excepto colourpoint, chocolate, canela, lila y fawn.
  • Los Maine Coon están entre los felinos más cotizados entre los criadores gran belleza y estilo; y es una de las razas de gatos más populares en concursos. Se han utilizado desde el primero, celebrado en el Madison Square de New York desde el año 1895.
  • El Maine Coon es popularmente conocido como el Goliat de los gatos por su gran tamaño, aunque también como “el gato mapache” por el parecido de su cola con la de ese pequeño mamífero, especialmente en los ejemplares Silver Tabby.
Maine Coon adulta junto a cachorro de Maine Coon

TEMPERAMENTO

  • Los Maine Coon, por lo general, son animalitos amorosos, tranquilos, sociables y bastante juguetones y, como la mayoría de los gatos, perezosos y dormilones. Sin embargo, no dejan de ser muy ágiles a la hora de hacer ejercicios, jugar o cazar ratones. Son hábiles en esto último por su natural ancestro de cazador y además es una buena “excusa” para que haga un poco de ejercicio (el Maine Coon puede padecer obesidad por su gran tamaño).
  • Son mascotas más bien de exteriores y disfrutan mucho de la compañía de otros de su especie. Y no es infrecuente verles jugar con presas o juguetes en el agua.
  • Son muy fáciles de cuidar. Perfectos para una familia, se adaptan a cualquier tipo de circunstancia, lugar y hogar.
  • Se destaca en esta raza la capacidad de emitir maullidos con diferentes tonalidades y texturas en su afán de establecer comunicación con sus amos, o con otros animales.Tienen un lenguaje y una forma de comunicación única, llena de gorjeos, ronroneos y llamadas de atención con su particular “mama”.
  • La conducta del Maine Coon es “intachable”, aun cuando es cachorro no suele hacer muchas travesuras, aunque se caracterice por ser bastante juguetón durante los dos primeros años de vida.
  • Por otra parte, el Maine Coon es rústico, es decir, resistente a los cambios de temperatura, duro y ágil durante toda su vida.
  • Disfruta de la compañía de otros gatos y tolera el agua debido a su grueso e impermeable pelaje, sobre todo en el manto. A algunos ejemplares de Maine Coon les gusta jugar en un charco o piscina.
  • El Maine Coon es un gato doméstico excelente, muy cariñoso con adultos y niños, agradecerá si tiene de compañero a un animal similar.
  • Al ser un gato de gran porte, precisará de espacio para dormir y desplazarse, por lo que no es muy aconsejable para espacios pequeños.

SALUD

  • El punto débil de los gatos, sobre todo del Maine Coon, es el sistema digestivo. Al ser un animal doméstico de gran porte puede sufrir exceso de peso y hasta obesidad mórbida, llegando a pesar 20 kilos o más. Esto trae como consecuencia enfermedades coronarias, displasia de cadera y deformaciones en las articulaciones. Las patologías “propias” del Maine Coon (son ocasionales pero es bueno saberlas) son:
  • Cardiomiopatía hipertrófica felina: Engrosamiento de las paredes del corazón (del ventrículo izquierdo). Reduce la capacidad cardíaca y puede producir muerte prematura. La sufre hasta el 20% de la población.
  • Displasia de cadera: al ser un gato muy grande. Esta enfermedad es dolorosa, incapacitante y trae como consecuencia fatiga anormal y hundimiento de patas traseras o lomo.
  • Pectus Excavatum: es una deformación del pecho que se caracteriza por la depresión del esternón, causando compresión en el corazón y los pulmones.
  • Gen Rex: es más que raro. No se trata de una enfermedad en realidad, pero tiene que ver con la genética del animal. Por ejemplo si aparece un ejemplar con pelaje rizado.

CUIDADOS

  • No requieren mucho cuidado, solo un cepillado diario, más que nada para botarle los pelos muertos. Como cualquier gato, es muy limpio y es difícil que presente anomalías en la piel.
  • Con esta raza debemos tener ciertas medidas de seguridad. Los Maine Coon tienen un tamaño y fuerza muy superior a las de un gato normal, y al ser cazadores natos siempre están alertas a la posibilidad de salir a practicarlo. Tenga cuidado con las ventanas. Ellos no medirán si están en un primer piso o en el décimo, por ello, aunque usted tenga cuidado en no abrirlas, puede que cualquier visita lo haga sin querer. Lo mejor es instalar en las ventanas unas mallas especiales, revisando siempre la densidad y la seguridad de las fijaciones.
  • Cuidado con los cables eléctricos. Si bien cuando este felino es cachorro no le interesan los cables, cuando comience a cambiar los dientes será lo primero que busque para morder, con el consecuente golpe eléctrico. Escóndalos o póngalos totalmente fuera de su alcance. Cuando sea adulto perderá el interés en los cables.
  • Cuando es pequeño, este gato es muy curioso y no mide el peligro. Durante los primeros dos meses desde su llegada a casa no lo saque de ella. Espere que se adapte y se termine el stress de la pérdida de su manada y el cambio de hogar. Como es un gatito “paseable”, no debe olvidar el arnés; y en el carro también puede ser la jaula.
  • En casa debe tener su propio hogar compuesto por su “montaña”, un lugar seguro desde el punto de vista del gatito, situado en altura, con una buena visibilidad para que él pueda echarse y mirar desde arriba hacia alrededor; y su “madriguera”, un lugar oscuro y seguro, de difícil acceso para los demás con una sola entrada, donde el gatito puede esconderse y estar a solas consigo mismo. Esto adicional por supuesto al rascador y a la estación de juego.
Maine Coon cachorro

Leave a Reply

Your email address will not be published.