PERDERLE EL MIEDO A LA ANESTESIA

SI BIEN LA EDAD ES UN FACTOR A CONSIDERAR ANTE LA APLICACIÓN DE ANESTESIA EN MASCOTAS, OTROS FACTORES SON MÁS PREPONDERANTES. LO FUNDAMENTAL ES PEDIRLE A NUESTRO VETERINARIO QUE CLASIFIQUE SU RIESGO, DE ACUERDO A LA FUNCIONALIDAD DE SU SISTEMA ORGÁNICO, ANTES DE SOMETERLO A UNA CIRUGÍA.

Ante todo debemos definir ¿Qué es la anestesia? Es una ausencia temporal de la sensibilidad de una parte del cuerpo, o de su totalidad, provocada por la administración de una sustancia química, por la hipnosis o como causa de una enfermedad.

Este significado ha evolucionado hasta nuestros días y unos de los cambios mas importantes, aparte de los fármacos modernos que nos dan más seguridad en su uso, es la utilización de una Anestesia Multimodal. Esta no es más que la combinación de varias técnicas o formas para desarrollar esa ausencia de la sensibilidad y el dolor. Es muy usada en medicina humana cuando se combina por ejemplo un bloqueo regional –como una epidural (técnica usada mucho en cesáreas)– y un relajante muscular. Esto nos da la posibilidad de hacer procedimientos sin tener que aplicar una anestesia total al paciente. Esta forma de anestesia multimodal ya se está usando en medicina veterinaria desde hace unos años.

Una de las preguntas más frecuentes que nos hacen los dueños de las mascotas es, Dr. ¿Mi perrita aguanta la anestesia teniendo 13 años? Es una de las cosas más difíciles de explicar, ya que la edad nos incapacita para varias cosas, pero otros factores son más preponderantes.

Lo primero que debemos entender es que no se trata de edad, si no de funcionalidad. Independiente de la edad, si tenemos un sistema orgánico con una buena funcionalidad –como la renal, hepática, hematopoyética y cardíaca–, podemos ser sometidos a una anestesia general sin riesgos.

Para esto se ha desarrollado una regla que se llama Asa Quirúrgica, y esto no es más que una clasificación del paciente que va a ser sometido a una anestesia, independientemente de la edad. Para poder llegar a esta clasificación se le deben realizar pruebas de laboratorio como hemograma, química sanguínea, uroanálisis, imágenes como sonografía abdominal o radiografías, según sea el caso, y una evaluación cardiovascular. Esto nos dará un clasificación de nuestro paciente como a continuación:

I. Paciente sin alteración orgánica, fisiológica, bioquímica y psiquiátrica.

II. Paciente con una alteración sistémica leve o moderada que puede o no estar relacionada con la patología que requiere cirugía (diabetes, enfermedades cardíacas leves).

III. Paciente con una grave alteración sistémica que puede o no estar relacionada con la patología que requiere cirugía (enfermedad renal o hepática, diabetes, cardiopatía)

IV. Paciente con una alteración sistémica que es imprescindible tratar independiente de la cirugía (insuficiencia cardíaca descompensada, insuficiencia respiratoria).

V. Paciente moribundo con baja opción de sobrevida (enfermedades terminales).

Con esta clasificación podemos emitir un criterio más acertado de la sobre vida de nuestros pacientes sometidos a anestesia, ya que independientemente de la edad, podemos presentar patologías complicadas para nuestra vida. Como ejemplo una Dilatación y Torsión Gástrica en un Pastor Alemán de 3 años, esta patología crea una alteración sistémica grave y es su mayor complicación en el procedimiento y no la cirugía en sí.

En pocas palabras, lo que trato de manifestar es no tenerle miedo a un procedimiento anestésico por la edad. Como propietarios, exijamos a nuestro veterinario que nos clasifiquen a nuestra mascota, que hablen de la funcionalidad de nuestro paciente antes de someterlo a una cirugía determinada.

VETERINARIO
Especialista en Cardiología Clínica Especialista en Clínica Médica.
Anestesiología Veterinaria Sonografía Veterinaria

Leave a Reply

Your email address will not be published.